A la Disco


… Respondemos a veces cuando nos preguntan para dónde iremos un sábado en la noche. Existe una solemnidad completa en torno a ella. Etapas que son pertinentes realizar para hacer que esta salida nocturna sea distinta a otras. Nos aseguramos de tener el dinero y las prendas adecuadas para nuestros propósitos, y nos vamos.

Con algo de alcohol previo – y porqué no decirlo, droga – en la sangre, ingresamos al recinto: la oscuridad y las luces producen un efecto hipnotizante, el calor y la humedad nos envuelven, el humo y la atmósfera también.

¿Por qué, muchos de nosotros, necesitamos vivir de vez en cuando esta vorágine? ¿Por qué, probablemente, encontremos justo allí a gente de mayor edad que está en busca de las mismas cosas que nosotros?
Pasa una hora, y se escucha los beats de Madonna: Forbidden Love.



Es como si todo se congelara, menos las luces. Cuando ya se logra apreciar el gusto por este rito, ¿por qué cuesta tanto dejarlo?
No tener una cama cerca cuando se presenta el sueño, tener acceso al alcohol con un costo mucho más elevado de lo normal, estar rodeado de personas desconocidas, un playlist que no necesariamente compartimos, no poder conversar tranquilamente deberían ser factores que atentaran contra el ejercicio de ir a la Disco. Pero, sin embargo, de vez en cuando nos parece atractivo a muchos de nosotros volver a experimentar todo ese simbolismo superfluo, esa turbulencia plástica y narcisa, a pesar de todos los inconvenientes que conlleva.

Forbidden love
Are we supposed to be together…

Forbidden love
We seal our destiny forever
Forbidden love, forbidden love…

Just one kiss
Just one touch
Just one look…

El baile pareciera ser una cuestión bastante inherente en lo que respecta a nuestra interacción con otros. No es muy difícil encontrar actos de este tipo de forma recurrente en bastantes culturas tribales de distintos puntos del planeta. Muchas de ellas lo utilizan como una forma de conexión con la divinidad, como una manera de penetrar y hacer goce (y uso) de ésta. Un uso religioso de la danza, sería una respuesta que hace bastante sentido. Como nos dijo el sociólogo francés, E. Durkheim, la religión es el ente con el cual las sociedades se cohesionan, por la cuál siguen existiendo. Y en sociedades secularizadas, como la nuestra, este ente sigue operando adquiriendo formas más complejas de existir. Las denominó “religiones civiles”.

Finalmente, por muy sociedad moderna que consideremos estar viviendo, persisten actos tan pedestres y ordinarios como es la danza dentro de una masa, en donde, suponemos que el “yo” (o self) se va diluyendo hasta formar un “todo” prácticamente homogéneo, que posee un propósito claro.

Este propósito implícito podría ser la necesidad de cohesionarnos, podría ser nuestra religiosidad secularizada, con la cuál conectarnos con una divinidad de forma colectiva y sistemática, que nos proporciona una sensación de bienestar que no logramos encontrar en otro sitio.
La encontramos allí, en la pista de baile, con cientos de personas alrededor nuestro, con nuestras drogas y nuestros clímax. Nos sentimos más bellos, más aptos, más integrados. Dejamos de ser nosotros mismos, para ser iguales a todos, y esa sensación nos parece irresistible.
Nos convertimos en poesía, en una constante performance, en una estructura que irradia belleza, que libera serotonina al torrente sanguíneo, y que hace sentirnos más felices y plenos.

Después de todo esto, ¿quién podría dejarlo?

Vayamos a la Disco mejor!


3 comentarios:

Yoy_Spica dijo...

Vamos po'.. pero me pagas la entrada!! ajaj! yo pongo el jeep.. eh eh eh!

Saludos chimuelo! así que con la novedá de un nuevo blog.. mechs!! yo tb volví hace poco.. esa cosa del feisbú.. ya me tiene chato!

Me pareció bastante extraña la "forma" del relato, me explico: a veces te sentía como un joven veintiañero describiendo sus aventuras, y a veces pasabas a ser un gran señor sociólogo, para terminar en un poeta... chiaa!!

El medio megami'rs!! listo pa tirarlo a la parrilla musical!

Ya loco.. sea como sea.. siempre vamos a salir a bailar.. y cuando sucede es bueno toparse con gente que uno quiere y estima, incluso aprendes a hacer redes "visuales" que te generan cierta familiaridad, por algo somos chicos BLONDIE no?

Saludos Panchis.. te veo por las calles del barrio.. botella en mano (pero de agua mineral..juju)

Desde las estrellas...
*SPICA

(el tema de Madonna me hizo recordar cosas que ni qué...te odié)

Fresas frescas dijo...

jajajaj hooolaaa poo!!!

pucha que entrete verte denuevo en un blog :P

bueno esto ya lo he pensado y creo que se van a las discos para encontrar algo de calma o a calmar algo o a botar algo, pero la cosa es que se va a estar mejor...

pero no todas las personas tienen el mismo grado de necesidad, por ejemplo yo igual me aburro y todos esos factores que hacen un poco deficultosa la salida a mi me afectan y termino las mayoria de las veces por no salir y elijo otro lugar... bueno y a vees , muy de ve e cuando me da la guea y quiero salir... en cambio una amiga de mi esposo quiere salir siempre todos los dias... por eos digo que depende la persona el grado de esas ganas de ir a bailar a las discos....mmmm...

igual pa mi es como desahogarse, yo creo que por eso se va... es como autodestruccion jajajajaj en un tamaño microscopico , pero destruccion jjajaja... U.U

en fin este es un tema qe me ha tocado ultimanete :P

que tico fue verlos a toos el dia de la marcha ^^

cuide panchito, besos y qu te vaya muy bien ... nos vemosssss (K)
chau



ayyyy soy yo el felipe

[Cami*el] dijo...

Panchito...

Me llegó tu correo con la nueva copucha
de tu blog musical y como me mata la curiosidad a pesar de estar sin compu y tener que sentarme en un ciber a botar las lucas igual no más te posteo.

Te juro que me cagué de la risa leyendo tu disco-artículo. es que me acuerdo de las veces que te he pillado en antritos
o hemos ido juntos.

Ego nada más...es a eso a lo que vamos, drogados o no, con algunas copas de más, solos o acompañados pero esa cosa de la musiquita de fondo, la gente que baila entre transpiración poco sexy y alcohol es la que nos seduce de algún modo.

Mis cariños Panchito y espero verlo pronto para ir a mover el esqueleto con usted.

Ah y me encantó tu blog!